ABOGADOS CANNABICOS SOMOS ABOGADOS Y SOMOS ACTIVISTAS

MANIFIESTO

Estamos a favor de la regularización y legalización del cannabis y de los clubes sociales de consumidores de esta planta.

Luchamos por los derechos del consumidor de marihuana. En última instancia por el acceso legal a la planta que, aún hoy, sigue siendo un derecho por conquistar. De igual modo, por los derechos de los consumidores de cuantas plantas ancestrales con propiedades psicoactivas están prohibidas por los Convenios internacionales.

Aunque ser consumidor de cannabis no esté prohibido, los cultivos sí lo están y el consumo o tenencia en la vía pública también. Así mismo, la frontera que separa el autoconsumo, sea a título individual o colectivo (en el marco de una asociación cannábica), del delito contra la salud pública es un terreno muy resbaladizo y de mucha vulnerabilidad para los consumidores.

Pese a que la condición de consumidor de cannabis no sea ilegal, la presente situación legal supone un atentado contra derechos fundamentales básicos: el derecho fundamental a la libertad de conciencia (previsto en el artículo 16 CE y en el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos), el derecho a la libertad individual (Artículo 17 de la CE y artículo 5 del Convenio Europeo para la protección de los derechos y de las libertades fundamentales, hecho en Roma el 4 de noviembre de 1950), el derecho a la igualdad ante la ley o a no ser discriminado (Artículos 14 de la CE; también artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1.950), el derecho a que no se coarten todos estos derechos fundamentales por incurrir el Estado español en un abuso de derecho (Artículos 17 y 18 del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950).

“Todo individuo tiene derecho a poder ser libre para consumir plantas naturales y defendemos que los consumidores de cannabis actualmente tienen que ser respetados y no criminalizados o sancionados administrativamente”

La Organización Mundial de la Salud, así como el Ministerio de Sanidad y Consumo, han manifestado claramente que los derivados del cannabis producen en el organismo unos efectos menos nocivos para éste que los producidos por otras sustancias de venta legal como el tabaco y el alcohol. Cada año millones de personas mueren debido a las consecuencias del tabaco, mientras que en toda la historia no se conoce ni una sola muerte por hachís o marihuana. Según el Ministerio de Sanidad, de cada 1.000 muertos en España, 150 son causadas por los efectos del tabaco y sólo el 0.1% de las muertes son causadas por el consumo de sustancias ilegales.

Concretamente, la OMS determina que cada año mueren en el mundo 5 millones de personas debido al tabaquismo y 1,8 millones por el alcohol.

Según un estudio encargado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, las tabacaleras añaden al tabaco aditivos como la lejía, amoníaco o acetona con la única finalidad de irritar los bronquios y así dilatarlos y que la nicotina entre mejor al cuerpo, aumentando la adicción a la sustancia e incrementando así las ventas.

Esta situación legal entre unas sustancias y otras constituye una arbitrariedad por parte de los Poderes Públicos que no encuentra justificación alguna. El Estado carece de toda legitimidad moral cuando mantiene ilegal el cannabis en pos de la “salud pública”, al tiempo que recauda millones de euros al año con los impuestos que se derivan del alcohol y el tabaco, los cuales matan millones de personas en el mundo cada año.

Activismo Cannábico
Activismo Cannábico
@cannabicas

Plantaremos cara, plantaremos batalla,
pero sobretodo seguiremos plantando semillas

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!