El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves, con los votos en contra de UPN PPN y a favor del resto de grupos y parlamentarios no adscritos, la Ley foral por la que se regulan los colectivos de usuarios de cannabis en la Comunidad foral.

Miembros de la comisión que ha impulsado la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), a través de la cual ha llegado esta ley al Parlamento, han seguido desde la tribuna de invitados el debate de esta norma, que puede ser objeto de un recurso de inconstitucionalidad.

Y es que un informe de la delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas apunta esa posibilidad debido a que esta norma podría afectar a varias competencias del Estado.

La Ley tiene como objeto establecer unas normas generales para “la constitución, organización y funcionamiento” de los clubes de personas consumidores de cannabis.

De esta forma se pretende dar “seguridad jurídica” tanto a lo referido al consumo como al autoabastecimiento, dado que la jurisprudencia considera que “el consumo no constituye ilícito penal o administrativo cundo se somete a los límites de la norma interpretados por el derecho, atendiendo a la realidad social.

El portavoz del PSNSantos Cerdán, se ha mostrado a favor de una reguralización debido al “limbo legal” en el que se encuentran los clubes de cannabis por “una ambigüedad que existe en la ley”.

Tras sostener que “el marco legal vigente ignora una realidad social” y apuntar que la prohibición no es la solución, ha dicho que quieren dar “un toque de atención”, que los ciudadanos ya les han dado a ellos.

El portavoz de BilduVíctor Rubio, ha puesto en valor el esfuerzo realizado por los promotores de la ILP y las casi 10.000 firmas de navarros que han llevado esta iniciativa a la Cámara.

Se trata de una propuesta “viable que da existencia legal a algo que existe”, ya que “prohibir, ignorar o mirar para otro lado no va a arreglar ningún problema”, ha opinado Rubio, quien ha la aprobación de esta ley solo va a conllevar beneficios.

Rubio ha denunciado las “medidas represivas” que sufrieron algunos promotores de esta iniciativa el mismo día que la defendieron en la Cámara.

La parlamentaria de Aralar-NaBaiAsun Fernández de Garaialde, ha subrayado que los clubes existen pero “están en situación alegal” y ha sostenido que no cree que afecten a la salud pública como dicen “los informes que vienen desde Madrid”.

Ha censurado a quienes mantienen políticas prohibicionistas, que, en su opinión, conducen a efectos secundarios como la adulteración de sustancias, beneficio de traficantes, blanqueo de dinero y un importante gasto en represión policial y judicial.

También ha agradecido el trabajo de los impulsores de la ley la parlamentaria de I-EMarisa de Simón, quien ha reconocido que las políticas prohibicionistas “han fracasado”.

Ha defendido la regularización de los clubes de cannabis por lo que supone de consumo personal controlado, respeto a los límites impuestos por la ley, control sanitario del producto y medidas para controlar el consumo abusivo y el clandestino.

En contra se ha posicionado el portavoz de UPNFrancisco Javier Lorente, quien ha incidido en que el debate se debe centrar en la regulación de los clubes de cannabis y no en otras cuestiones.

Ha cuestionado que no se haya presentado “ni una sola enmienda para pulir o mejorar el contenido” de la ley y ha argumentado su postura contraria en los informes existentes, tanto el de los servicios jurídicos del Parlamento como el de la delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

También en contra se ha posicionado el PPN, cuyo portavoz, Eloy Villanueva, ha dicho que se quiere aprobar una ley “sabiendo que es inconstitucional o que tiene muchos visos de inconstitucionalidad”.

Ha defendido el informe del Estado que recoge, como ellos han sostenido que “hay cuestiones que no son competencia de Navarra”.